loader

Es sabido ya por todos que el agua es la base de la vida y un pilar esencial para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Sin embargo, muchas personas no saben cuánta agua consumen o cuánta agua deberían ser su consumo diario.

Aunque parezca una pregunta sencilla, la respuesta a esta varía según diversos factores que te presentaremos a continuación.

¿Qué significa realmente «consumo de agua»?

El primer paso clave para saber el agua total que consumimos es entender la diferencia entre el agua que bebemos y el agua total que consumimos. 

El agua que bebemos es la que ingerimos directamente, digamos que es el agua que bebemos o que consumimos a través de alimentos. 

Sin embargo, la gran mayoría del agua que consumimos proviene de forma indirecta a través de la higiene personal, la limpieza del hogar, la preparación de alimentos, entre otros usos domésticos.

consumo de agua

La OMS sobre el consumo de agua

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo diario de agua potable entre 1,5 y 2 litros.  

Esta es la cantidad que se considera que un adulto debe consumir para mantener las funciones corporales y mantener una buena hidratación

La cantidad real de agua que una persona necesita al día para cubrir todas sus necesidades se sitúa entre 50 y 100 litros, según la OMS. 

Factores que influyen en el consumo

En el anterior apartado hemos comentado que, de media, el consumo de agua para adultos debería rondar los 1,5 y 2 litros por día. Sin embargo, es importante recordar que estas son solo recomendaciones generales.

Esta es una cifra simplemente orientativa, ya que puede variar para cada persona dependiendo de varios factores:

  • Clima: Las personas que viven en climas cálidos o húmedos tienden y necesitan beber más agua que las que viven en climas fríos.
  • Actividad física: La actividad física aumenta la sudoración y, por lo tanto, la necesidad de reponer líquidos.
  • Edad: Los niños y los ancianos necesitan beber más agua en proporción a su peso corporal que los adultos. Sin embargo, esto no se traduce a un mayor consumo total de agua, sólo en proporción.
  • Estado de salud: Algunas condiciones médicas pueden requerir un mayor consumo de agua que el habitual.

¿Cómo podemos reducir nuestro consumo de agua?

Existen muchas maneras de reducir el consumo de agua en el hogar sin sacrificar la higiene o la comodidad y que todos podemos aplicar de forma sencilla. 

Algunas de estas prácticas son: 

Impacto del consumo responsable del agua

El agua es un recurso vital, pero finito. El consumo responsable del agua, además de beneficiar a nuestra salud individual, también afecta positivamente al medio ambiente, a la sociedad y a la economía. 

  • Medio Ambiente:
    • Protección de los recursos naturales y la biodiversidad: Ayuda a proteger los ecosistemas naturales.
    • Prevención de la sequía: Promueve la preservación de los recursos hídricos y a prevenir la escasez
  • Sociales
    • Reducción de la pobreza: Ayuda a garantizar el acceso al agua para las comunidades más pobres.
    • Mejora de la salud pública: Contribuye a mejorar la salud pública y a prevenir enfermedades relacionadas con la falta de higiene.
  • Económicos
    • Reducción de los costes de producción:  Las empresas que utilizan agua de forma responsable se ven beneficiadas
    • Ahorro: Reducción de la factura del agua

Conclusión

Es importante recordar que no existe una respuesta única a la pregunta de cuánta agua necesita una persona al día. 

La respuesta a esta pregunta varía según qué entendamos por el consumo de agua. Y aún así, entendiendo el consumo de agua como únicamente el agua que ingerimos, la cantidad ideal varía según las características individuales y los factores ambientales. 

Desde ICE, te animamos a usar el agua de forma responsable y contribuir positivamente en tu salud, el planeta y la economía.

¡Comienza a ahorrar agua hoy mismo!