loader

Hay rumores que dicen que beber agua del grifo en España puede llegar a ser perjudicial para la salud. También se dice que el agua embotellada es más saludable dado que ha pasado unos procesos de purificación, control y análisis más exigentes. En el siguiente artículo descubriremos que hay de verdad en este mito.

Hay que tener en cuenta que somos el quinto país de la Unión Europea en el que se consume más agua embotellada, solo por detrás de países como Italia, Portugal, Alemania y Bélgica. Esto significa que culturalmente en los hogares españoles no se suele beber agua de grifo, a pesar de que varios estudios han demostrado que la calidad del agua en España es correcta.

De 62 municipios examinados, en 55 la calidad del agua era buena o muy buena, es decir el 89%. Únicamente en 7 localidades, se encontraron deficiencias. 

Entonces, ¿Por qué no bebemos agua del grifo?

Hay muchos factores pueden afectar en la decisión de beber agua de grifo o comprar agua embotellada:

  • Hay zonas en España en las que el agua del grifo tiene peor sabor.
  • En algunas partes de España el agua proveniente de la red pública es más pesada y contiene un volumen más elevado de partículas.
  • Algunas personas simplemente beben agua del grifo o compran agua embotellada por costumbre. 
  • Actualmente existe una gran cantidad de anuncios en distintos medios relacionados con el agua embotellada y sus propiedades.

En España se cree que el agua del grifo puede llegar a ser perjudicial para la salud, porque puede llegar a contener micro plásticos, microorganismos, pseudomonas, cal y algunas partículas de metales pesados provenientes de la red pública de agua. No obstante estas sustancias se encuentran en cantidades reducidas y prácticamente no llegan a afectar a la salud de las personas en el corto plazo.

Por otro lado, las botellas de plástico no están exentas de partículas potencialmente perjudiciales para nuestra salud, dado que su degradación provoca la aparición de micro plásticos en el agua. 

Además el consumo de botellas de plástico aumenta los niveles de contaminación, incrementando la emisión de gases de efecto invernadero y aumentando la huella de carbono. Esto a la larga, también provoca efectos colaterales en la salud de las personas.

En definitiva, cualquiera de las dos opciones puede llegar a ser perjudicial para la salud si se prolonga de manera indefinida en el tiempo. Por eso desde Instituto de Consumo Energético, aconsejamos instalar un sistema de descalcificación ecológico que te garantice la eliminación de cualquier contaminante en el agua.

Si quieres conocer más sobre la calidad del agua de tu casa, solicita un análisis gratuito y nos pondremos en contacto contigo para realizarlo sin ningún compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.