loader

Para hacer pequeños cambios en casa se debe reducir y aprovechar mejor el consumo de energía. Pero, al existir conceptos similares al respecto, esto tiende a generar confusión. Para empezar, la eficiencia energética es aquella que se utiliza a efectos de disminuir la cantidad de energía que normalmente se requiere en la producción o para uso doméstico. Como la mayor parte de la energía utilizada en el mundo proviene de fuentes no renovables, es necesario distribuirla de forma eficaz para reducir los costes y efectos dañinos en el ambiente.

Diferencias entre eficiencia energética y ahorro energético

Una de las diferencias es que la eficiencia permite desarrollar hábitos de consumo que son sostenibles y que ayudan a mantener un consumo bajo o regular. En cambio el ahorro energético se enfoca en objetivos concretos, como reducir el coste de las facturas de energía, por ejemplo, y esto solo se logra disminuyendo al mínimo el gasto energético. Por supuesto, este corte de consumo no siempre es definitivo, sino más bien paulatino, como cuando se evita conectar electrodomésticos o se mantienen las luces apagadas durante algunas horas.

Otra diferencia es que mientras que el ahorro energético propone reducir la cuota de energía, la eficiencia busca optimizar su uso. Con la eficiencia de energía un espacio es capaz de recibir los mismos beneficios de iluminación, calefacción o refrigeración, pero haciendo uso eficaz de esos recursos y utilizando elementos que ayuden a reducirla. Como con la instalación de luces LED, comprando bombillas diseñadas para ahorrar energía.

De modo que eficiencia energética vivienda y ahorro son dos “corrientes” muy distintas. Ya que la primera no se fundamenta en cortar el servicio, sino en mejorar los hábitos de uso de la energía y distribuirla correctamente. Para ello se utilizan diversas técnicas como adquirir productos electrónicos o electrodomésticos ahorradores. Estos ayudarán a disminuir el consumo energético.

Consejos para mejorar la eficiencia energética

Para adecuar la vivienda es necesario implementar sistemas de ahorro energético que permitan gozar de electricidad, pero dando un enfoque más amigable con el medioambiente. Esto también reducirá los costes de energía y será beneficioso para el presupuesto familiar.

Muchos electrodomésticos de uso cotidiano incluyen al menos una función de ciclo rápido o ahorrador. Ajustar y aprovechar estas funciones en lavavajillas y lavadoras es una forma de empezar la eficiencia energética vivienda.

El consumo energético también se puede reducir al comprar temporizadores para apagar las luces LED externas o internas cuando no se utilicen, sin que esto llegue a afectar la rutina doméstica. Además, ajustar los termostatos, aprovechar la iluminación natural e instalar cabezales ahorradores en duchas y grifos también te ayudarán a construir tus propios sistemas de ahorro energético en casa.

La eficiencia en el uso de energías te ayudará a mantener el confort total en la vivienda usando la electricidad correctamente y, de ese modo, también contribuirás con un planeta más verde.

Si quieres mejorar la eficiencia energética de tu casa, contacta con uno de nuestros expertos y te asesoraremos sobre cómo conseguirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.